viernes, 29 de enero de 2010

Piel de seda



Mi amigo es un hombre muy atractivo y mira que me fastidia reconocerlo.
Como él, he pasado la barrera de lo cincuenta años, una edad donde ya se puede hablar de la vida; con su pelo completamente blanco, su elegancia al vestir, siempre de negro (pero no de Armani)

Que desde que lo dejó con su mujer, es trabajo y casa, casa y trabajo. _ Que es lo que le digo yo.
¡Qué a casa no te van a venir a buscar!
_ Total que le apunté a una página para encontrar pareja._ ¡Que en buena hora! Porque, que paliza me da sobre su elección y sólo a conocido a dos mujeres, pero ahora no se decide; que si una es rubia pelo corto, pechos operados, cuerpo cincelado a base de gimnasio, culta muy culta, callada, sólo habla cuando tiene que decir algo interesante, tiene un cuerpo diez, me repite en horas de conversación al teléfono._ ¿Entonces dónde está la duda?
_ En la otra mujer.
_ ¿La celulitis es fea verdad? _ Me pregunta.
Sí, a mi no me gusta una mujer pasada en kilos _ le digo.
_ Si vieras como se ríe, cuando come me paso las horas disfrutando de la manera tan sensual que
tiene de comer.
Aquella noche acompañe a mi amigo, me recuerdo en un rincón de la barra del bar, ese bar que tiene siempre la misma mirada de los poetas y actores de cine en blanco y negro; ellos no han cambiado. Nosotros, los que acudimos al bar en busca de una cerveza, tertulias banales y algo más, sí que hemos cambiado. Tenía un cigarrillo en la mano (lo de dejar de fumar todavía no va conmigo). La gente era mucho más joven que nosotros. Con la mezcla de música y griterío apenas la vi llegar. Mi amigo nos presentó.
_
Encantada de conocerte, Rafael me ha hablado mucho de ti _ dijo con acento francés.
La observé, casi como el que va a ayudar a un amigo a comprar un coche.
Pelo negro, tez oscura, parecía de origen Marroquí, pero era de Salamanca, después de una larga conversación me presente_
Soy Ildefonso.
Me gustaba que me mirase, yo que le había dicho a mi amigo que las mujeres pasadas en kilos no me atraían para nada.
Pero ella era todo erotismo, sus manos moviéndose, como si dibujase ilusiones en el aire, escuchaba con atención y contestaba con esa chispa que da la vida cuando, se han dejado atrás las lágrimas de tristeza, para dar paso a una vida siendo consciente de quien eres.
Había hecho muchas horas a la caza de llevarme una mujer a mi cama, pero nunca había conocido una mujer así.
Me parecía más una historia de ficción que real.
Era inteligente, tenía sentido del humor, sí, celulitis, pero benditos sean esos muslos y esa espalda con piel de seda!
Esa noche terminamos los tres en la cama.

No sé si Rafael habrá decidido pasar el resto de su vida con esa mujer; pero yo esa noche no la voy a olvidar.


18 comentarios:

J.Carlos dijo...

Si sólo buscamos o nos fijamos en una fachada exterior, nos perdemos el interior de la persona, que es lo que nos va enamorar o hastiar de ella.
Amor sin prejuicios, sólo valen los ojos del corazón.
Abrazos

Belén dijo...

Por un momento pensé que iba a pisarle la novia :)

Besicos

POLIDORI dijo...

Eso si es un final y no lo que escribo yo... Ja ja ja.

Me ha encantado y me ha cargado las pilas para el fin de semana.

Un abrazo.




John W.

Mayte_DALIANEGRA dijo...

Una historia que me ha gustado mucho, ésta que relatas metiéndote en la piel de un hombre maduro. Me gusta eso de cambiar de papel y de sexo al escribir, yo también lo he hecho en alguno de mis relatos. Y bueno, el final tiene su moraleja también, pues hay que valorar más cosas en una persona que su mero aspecto físico, lo demás también tiene su peso especifico y a veces mucho. Un beso, mi querida África, disfruta mucho del finde, que yo el domingo temprano me voy para Atenas. A mi vuelta nos "vemos", amiga mía.

David dijo...

Hay tantas cosas importantes que acabamos dejando pasar, que cuando te falta alguna es cuando más las echas de menos.

Néctar dijo...

¡¡¡Benditos sean esos muslos!!!!""

Que buen final lo bueno y breve dicen que jamás se olvida, así es.

Néctares

Suso dijo...

Gracias por tu visita Africa ha sido un placer. Un relato sorprendente, tremendos muslos, los que no se olvidan... besos.

banRoo dijo...

Me gusta mucho. Ella es de esos personajes trascendentes, inolvidables...
saludos! :D

Cesar dijo...

Con ese nombre tan lleno de luz, no me extraña que la niebla te sobrecoja.
Gracias por tu visita y me quedaré para ver cómo se cura esa resaca de anoche...

mariona. dijo...

no hay que dejar pasar este tipo de cosas..

merak dijo...

Tú, hasta de celestina eres un encanto.
besos

mi nombre es alma dijo...

Con lo que cuesta criar una celulitis y querrán que la perdamos en solo dos días (sonrío). Sorprendente relato.

Saludos.

Nahahya dijo...

Namasté Africa,

LLegar a final de la noche, los tres a la cama, es el resultado de que ella sabe conquistar con su inteligencia, belleza y aceptación de su cuerpo.

Un abrazo sereno para ti,
Naia

pez de colores dijo...

ei..! soy la antigua petite mariona.. me he mudado. nos leemos.

José Ramón dijo...

África felicidades por el Blog.

Desde Creatividad e imaginación fotos de José Ramón Gracias por los comentarios
Saludos

Miguel Baquero dijo...

El final me ha dejado perplejo. Te confieso que no me esperaba una cosa así de un tipo llamado Ildefonso ;-)

Susy dijo...

Lo raro es que a ella le gustárais por igual los dos. Bueno, raro, raro, raro de verdad.
Quizás esa noche no la olvidéis ninguno de los tres, pero por razones distintas.

Me ha gustado mucho, de veras.
Un beso.

Raúl dijo...

Piel de seda o piel de naranja... piel, al fin y al cabo.