miércoles, 18 de noviembre de 2009

No se nada de Internet




El primer correo electrónico que recibió de la persona desconocida la inquietó, pero contestó con discreción.

Después del primero llegaron mas, cada vez en tono más intimo.
Silvia pensó que era alguien del periódico donde trabajaba que la conocía bien, tan bien que se atrevía hasta opinar sobre
que culito más rico le hacía esos pantalones nuevos.
Al tiempo que escribía sus entrevistas, levantaba la vista de su pantalla y miraba a sus compañeros con ojos de preguntar ¿quien era aquel hombre que la escribía esos mensajes tan eróticos?
No podía ser otro que Carlos, cada vez que pasaba por su lado para dejarle algún folio le acariciaba la mano; siempre coincidían en la máquina de café y daba sorbitos a su taza de plástico mientras le miraba fijamente a los ojos, ella daba pequeños mordisquitos a la suya.
Mirándole a los ojos le envía mensajes cada vez con más deseo; Un día, otro día hasta que ella le indicó que se vieran fuera del trabajo.
_
¿Porque tanta prisa?.

_ Es mejor que nos vayamos haciendo a fuego lento

Silvia cada día iba al periódico con unas ganas locas de ver a su enamorado oculto, un día Carlos no fue al trabajo, preguntó por él, _ está de descanso, le contestaron.
Y se fue a su correo, a releer todos los mensajes se dio cuenta que le echaba mucho de menos.
“Hoy se me ha hecho el trabajo interminable sin tus mensajes, te espero mañana en la cafetería del hotel donde hicimos la entrevista a la señora ministra”

Cuando escuchó la voz de Sergio, no salía de su asombro,! todos aquellos mensajes tan cargados de erotismo no les había escrito Carlos, sino el hombre que tenia delante de ella!.

_Estas más hermosa que nunca, _ vamos subamos a la habitación.

Fue todo tan a fuego lento, saboreando todo su cuerpo mientras recordaba todos los correos tan apasionados.
_ Que forma de ligarme con tus mensajes a mi correo electrónico.

_
¿Que correo electrónico?

_No tengo ni idea de Internet.

16 comentarios:

ALEX B. dijo...

Si es que a veces el deseo trastorna la razón.
pobre, el internauta.
un beso

MAYTE_DALIANEGRA dijo...

Muy buen relato, querida África. Bueno y certero, porque nadie sabe lo que se esconde detrás de internet, todos dicen ser quienes no son, jeje, es la gran máquina de hacer mentiras. Y en el ligoteo ya ves. Un besote fuerte, chica.

Liliana Lucki dijo...

Los tiempos ya no duran lo mismo.

Saluda desde MDQ,Liliana

ÁFRICA dijo...

Hola Liliana, tus pinturas me han encantado.
Un beso

mi nombre es alma dijo...

No es cuestión de internet, si no de deseo.

Saludos

Naia Salud dijo...

Ser deseada y admirada, crea un cierto erotísmo en una misma.
Ese ligero cosquilleo, por saber quién es el admirador oculto.

Buen relato.
Besos

Raúl dijo...

Internet, ese gran mentiroso, ese gran amante.

Belén dijo...

No, si al final será alguien del curro...

Besicos

manuespada dijo...

Nada más potente que el deseo. Me has hecho pensar cuándo recibí mi primer mail y cuando envié un correo electrónico por primera vez.

J.Carlos dijo...

Buen relato, y lo mejor su final; los amores virtuales tienen sus riesgos.
Abrazos

Camy dijo...

Al menos ha podido encontrar un "intro".

¿merece la pena saber mucho de internet? jaja
un beso

Thamara Elizabeth dijo...

Jjajajaja

Buena... y lo peor... es que son cosas que pueden pasar...


Lo bueno... es que si te mandan mensajes y te equivocas ya sabes que contestar...


¿Qué correos? yo no sé nada de internerd!



chaucha!

Miguel Baquero dijo...

Yo creo que si Internet ha acbado imponiéndose es porque es un refugio perfecto para la mentira y para la impostura. Y eso no es malo.

JAUD NABIR dijo...

upps y se la trago la tierra. Abrazos, muy bueno el post

Alma inquieta dijo...

Querida África!

Excelente texto... hasta yo estaba curiosa!

Un beso.

ordago13 dijo...

Internet es un mundo en que uno puede perderse....

Yo por perderme he aparecido en tu blog...

Visita el mio